Situaciones habituales

El problema de los robos

Sin duda alguna, uno de los mayores “talones de Aquiles” de la bicicleta es su seguridad. Cualquier descuido puede salir muy caro si no se utiliza siempre que se aparca la bici un buen sistema antirrobo, normalmente unas cadenas sujetas con candado.

Nada es infalible pero está claro que cuánto mejor y más duro sea el material de dichos sistemas antirrobo, más difícil será que unas simples cizallas manuales o incluso unos alicates afiliados puedan romper las cadenas e inutilizarlas.

En cualquier caso, las “hermanas pobres” de esta historia suelen ser las ruedas. No es raro ver la desoladora imagen de una bicicleta bien amarrada a cualquier elemento urbano seguro, pero sin una de sus ruedas o sin las dos, al dejarlas sin asegurar con el candado. Quedan totalmente accesibles y,  en segundos, están separadas de la bicicleta y en manos del ladrón.

En cualquier caso, las “hermanas pobres” de esta historia suelen ser las ruedas. No es raro ver la desoladora imagen de una bicicleta bien amarrada a cualquier elemento urbano seguro, pero sin una de sus ruedas o sin las dos, al dejarlas sin asegurar con el candado. Quedan totalmente accesibles y,  en segundos, están separadas de la bicicleta y en manos del ladrón.

Otras veces dejamos tranquilos la bicicleta amarrada, pensando que tenemos un candado robusto pero no lo utilizamos correctamente, quizá porque no abarca todo lo que necesitamos debido a su rigidez ó su longitud y puede pasar lo que vemos en estas imágenes, que nos quedamos sin bicicleta.

Con nuestro candado JANBOLOCK para ruedas, estas imágenes van a pasar a la historia. JANBOLOCK evita el robo de las ruedas ya que las bloquea y quedan unidas al cuadro de una manera eficaz y sencilla. De esta manera, tenemos la bicicleta asegurada en bloque. Asimismo, la manejabilidad y tamaño del candado JANBOLOCK hace que se pueda transportar fácilmente. Nosotros te aconsejamos usar correctamente un buen candado tradicional y además, nuestro candado JANBOLOCK. La combinación de ambos aumenta la seguridad contra robos.

Hay situaciones en las que dejamos la bici cercana a nosotros: sentados en parque, entrar a comprar el pan, saludar a un conocido en la calle … en la que es un engorro buscar un sitio para amarrarla, desenrollar la cadena para hacerla pasar diferentes partes, cuando en unos segundos podemos bloquear las ruedas y la bici con nuestro candado JANBOLOCK, y de esta manera impedir que se la puedan llevar.