Secuencia de montaje

1. Frenos en los que podemos aplicar JANBO

2. Desenroscamos los tornillos originales del freno. La mayoría suele ser de cabeza allen y en otros casos de cabeza hexagonal.

3. Seleccionamos el tornillo de cabeza de ojo y le insertamos la tuerca hasta el máximo. Acto seguido,  introducimos la arandela estriada.

4. Enroscamos el tornillo a la horquilla de la bicicleta.

5. Una vez enroscado a tope el tornillo, dejamos orientada su cabeza de forma que nos permite atravesar fácilmente ambos tornillos con el arquillo Janbo.

6. Es el momento de apretar firmemente las tuercas. Para que no se no gire la cabeza del tornillo mientras apretamos podemos hacer palanca con el extremo recto del arquillo.

7. También podemos ayudarnos de unos alicates mientras apretamos la tuerca.

8. El montaje, sólo es necesario hacerlo una vez. A partir de entonces, únicamente tenemos que atravesar los tornillos con el arquillo y bloquear el sistema con el candado.

9.  Cada vez que desbloqueemos las ruedas, podemos llevar el arquillo (asegurándolo con el candado), en cualquier sitio, ya que su tamaño lo hace muy manejable. El propio sillín de la bici puede ser un lugar ideal.